Retrasos injustificados

La construcción de la CCD, anunciada hace cinco años, apenas lleva un 12% de avance, sostiene el director del Centro de Innovación en Ciudades Inteligentes, Víctor Larios. Según él, el retraso se debió a la transición de poderes en el Ejecutivo local –del PAN al PRI– y todo indica que no se concluirá durante la administración de Aristóteles Sandoval.

Los encargados del proyecto incluso desconocen cuánto se ha invertido en la obra. Entrevistado por los reporteros de los diarios locales, el presidente del FCCD, Julio Acevedo García, incluso admite que no sabe si llegará más dinero al fideicomiso.

En las próximas semanas, dice, se iniciarán las obras del primer edificio para entregarlo entre mayo y julio, aunque no tiene la certeza de que lleguen más fondos.

Del 30 de enero de 2012 a la fecha, únicamente se han hecho excavaciones y la construcción parcial de dos niveles del estacionamiento, aunque trascendió que el gobernador Aristóteles Sandoval Díaz ya erogó 406 millones 500 mil pesos para ese rubro.

En su primer informe de gobierno, Sandoval presumió que se había concretado el fondo de inversión de riesgo, elaborado entre el Gobierno Federal y la iniciativa privada, no obstante la primera bolsa financiera vio la luz meses después del anuncio. Se trataba de la inyección de 96 millones de pesos; 30 millones provenían de las arcas federales, 20 millones del gobierno estatal y el resto fueron inversiones privadas.

En el segundo, el mandatario habló de “86.5 millones de pesos (que) irían al polígono de Ciudad Creativa Digital en infraestructuras subterráneas para el Hub, de CCD Urban Lab”, así como para el futuro Centro de Cómputo. La bolsa resultó un fracaso y la inversión privada se retiró.

En 2015, el mandatario logró un apoyo de 500 mil dólares para el desarrollo de CCD por medio de un fondo de cooperación coreano. Hasta la fecha desconoce cómo y en qué fueron aplicados. En la página 382 del informe de ese año, se dedican sólo dos renglones a ese concepto y en su portal de transparencia del fideicomiso no alude a la fiscalización del fondo.

El 26 de agosto de 2016, los integrantes de la Comisión de Innovación, Ciencia y Tecnología en el Congreso local se reunieron con Jaime Reyes Robles, secretario de Innovación, Ciencia y Tecnología, y con Acevedo, para esclarecer los hechos de la supuesta pérdida de 30 millones de pesos que el Instituto Nacional del Emprendedor había concedido para la distribución de empresas creativas en la CCD.

El diputado Edgar Oswaldo Bañales Orozco, presidente de dicho órgano legislativo, solicitó a los funcionarios una explicación de manera breve sobre la situación por la que atraviesa el proyecto de CCD y aclararan la información sobre el fideicomiso que ha generado polémica en la sociedad.

Reyes manifestó que en el capital de riesgo los inversionistas se exponen con una participación de empresas, las cuales pagan una renta por el aprovechamiento del inmueble y con esto se va retornando la inversión inicial del Poder Ejecutivo. Acevedo dijo a los legisladores que el fideicomiso en el que supuestamente se perdieron 30 millones de pesos eran de un “fideicomiso B” (CCD Ventures), que no tiene relación alguna con el proyecto principal, ya que los recursos estaban etiquetados para la creación de empleos.

En su informe de actividades de 2016, Sandoval afirmó que su administración logró la aplicación de 300 millones de pesos, con lo cual se habría logrado el desarrollo de 60% del complejo tecnológico.

El 2 de febrero de 2015 se inició la obra del primer edificio de CCD que, dijeron las autoridades, estaría lista en 18 meses.

“Se va a transformar el centro de la ciudad, va por etapas. En Ciudad Creativa Digital ya hay máquinas trabajando para el primer Centro Creativo de Innovación, ya hay empresas que se van a ir a instalar. Todo se está haciendo en equipo y en coordinación con apoyo del gobierno federal, del estado y el municipal que trae un proyecto interesante y es una realidad”, señaló el gobernador.

Proceso Jalisco constató que apenas se observan excavaciones en dos niveles del estacionamiento, donde incluso hay escurrimientos de agua desde el 26 de abril de 2016. Sin embargo, el entonces presidente del fideicomiso, Mauricio Navarro Gárate, manifestó que se realizaron los estudios de mecánica de suelos e hidrogeológicos para resolver el tema.

Eso sólo hizo que se incrementaran los gastos. Según la página oficial de la CCD, el primer complejo creativo tendría un costo total de 300 millones de pesos.

La empresa ganadora de la licitación
–Breysa Constructora–, es conocida por sus  retrasos y fallas en la entrega de las obras que realiza. Una de ellas es el Mercado Corona, que actualmente presenta fugas de agua en los últimos dos niveles del estacionamiento.

Por medio de la Ley de Transparencia, el reportero solicitó una copia digital del proyecto ejecutivo del primer complejo de CCD. El pasado 26 de enero, la directora del FCCD,  Ruth Noemí Orozco Pérez, respondió que la información no existía.