Fiscalía de Veracruz dilata más de 24 horas entrega de cuerpo de reportero “atropellado”

Juan Mendoza Delgado, reportero desaparecido.
Foto: Especial

MEDELLÍN DE BRAVO, Ver. (proceso.com.mx).- Durante toda la noche del jueves, madrugada del viernes y hasta hoy en la tarde, familiares, amigos y colegas del reportero Juan Mendoza Delgado estuvieron velando y rezando sólo a fotografías del experiodista de El Dictamen y editor de Escribiendo la Verdad, pues la Fiscalía General del Estado (FGE) tardó más de 24 horas en entregar el cuerpo, el cual permanecía en la plancha del Servicio Médico Forense (Semefo) desde la madrugada del miércoles 1.

Esta tarde, en el último reducto de Medellín de Bravo, en el camposanto municipal, fueron enterrados los restos de Mendoza Delgado. Lo acompañaron a su última morada apenas una treintena de familiares, amigos y comunicadores.

Ataviada de negro y en visible estado de shock, Tayde Pavón rechazó la versión de la Fiscalía General del Estado y del gobierno de Javier Duarte de que Mendoza Delgado murió víctima de un atropellamiento.

Pavón aseguró que su esposo no tenía problemas con nadie, “reporteaba en la mañana, actualizaba su portal al mediodía, en la tarde y noche manejaba el taxi y a veces regresaba a escribir más”, expuso.

Familiares cuestionaron la tardanza de Servicios Periciales para entregar el cuerpo de Juan Mendoza, quien falleció desde la madrugada del miércoles; además reprocharon que hay hilos sueltos en la historia, como la venda en la cabeza del reportero, al momento de estar sobre la carretera Santa Fe-San Julián y la extraña desaparición de su taxi con el número económico 1962.

“¿Dónde está su vehículo?”, fustigaron. Del lado gubernamental, el comunicado oficial no dedicó ni una sola línea a la sustracción del vehículo, pero con empleados de la Policía Ministerial “filtraron” que hay un intenso operativo de búsqueda para dar con el automotor que pueda ayudar al tejido completo de la historia.

De los 13 periodistas asesinados en lo que va de la actual administración de Javier Duarte, dos son nativos de Medellín: Moisés Sánchez Cerezo, “levantado” el pasado 2 de enero y hallado muerto y degollado casi 20 días después y ahora Juan Mendoza Salgado.

En el caso de este último, pareció dejar su epitafio en la página de Facebook, apenas el pasado 25 de junio: “De mis 46 años de vida, 38 han sido dedicados al trabajo, para dejarle a mi familia un patrimonio, así que a partir de hoy, voy a disfrutar con mi esposa, el poco o mucho tiempo que me quede”.