Aflora otra vez división entre consejeros del INE por comisiones

Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE.
Foto: Miguel Dimayuga

MÉXICO, D.F. (apro).- Sin zanjar aún las diferencias evidenciadas en la sesión del Consejo General del INE del miércoles 17 por el reparto de las presidencias de las comisiones, donde se dejó fuera al consejero Roberto Ruiz Saldaña, este día se nombró como presidente de la Comisión Temporal de Modernización Institucional, de reciente creación, al consejero Javier Santiago, provocando la molestia del aludido, lo cual dejó al descubierto los problemas internos de esta autoridad electoral.

La semana pasada dicha renovación revivió un debate sobre el control que tiene el PRI en esta autoridad electoral, hecho denunciado por representantes y consejeros legislativos de siete partidos políticos y que confirmó después el propio Ruiz Saldaña, quien llamó “cínicos y desvergonzados” a sus compañeros porque, según reveló el consejero, en 2014, en privado, acordaron cambiar a los cuatro integrantes de cada comisión, no sólo la presidencia de cada una de ellas.

En la sesión de hoy, el consejero Javier Santiago entró en debate con Ruiz Saldaña, en el que también se metió el consejero Marco Antonio Baños. Ruiz Saldaña señaló que estaría al pendiente de esos trabajos, participando, pero no acompañaba la integración de dicha comisión porque es una amalgama que responde a la retribución de sus integrantes por haber incumplido el acuerdo citado.

El consejero Javier Santiago le respondió así:

“La verdad me da un poco de flojera, no responder necesariamente, pero sí atender el comentario del consejero Ruiz Saldaña, porque yo en ningún momento asumo la responsabilidad que se me está otorgando para la presidencia de esta comisión como una retribución al incumplimiento de un acuerdo, pero me lleva a recordar que en algún momento compartimos en lo privado la necesidad del cambio en la Comisión de Vinculación, pero también en lo privado le hice ver después de que me percaté que en la ley estaba establecido que teníamos que estar tres años en las comisiones y sólo se podrían rotar las presidencias, y eso debe ser muy complicado, porque un acuerdo político no puede estar sobre la ley, al menos esa fue mi opinión, y en congruencia con esa opinión es que luego voté.

“Entonces, pues yo lo asumo de esa manera porque yo tengo muy claro a qué vine a esta institución; yo vine a aportar mi conocimiento, mi experiencia, mi esfuerzo, y no vine por una tajada de poder, ni tampoco vine a tomar mi responsabilidad como una beca por nueve años: vine a trabajar”, indicó.

El consejero Ruiz Saldaña respondió que no era conveniente iniciar una discusión, pero sí responder a los dichos de Santiago.

“Se me ha cuestionado por el consejero Santiago mi postura. Respeto la forma en que usted lo expresa, pero yo creo que la opinión pública es muy clara, juzgar las actuaciones de cada quién. Me parece que si algo ha estado más presente en los desempeños de los consejeros y que lastima a una institución, es precisamente cambiar de votos en plenas sesiones del Consejo o en las reuniones”, acusó: enseguida, en el salón de sesiones se escuchó un burlón “tsssssss” de los ahí presentes.

Baños salió al paso del consejero Santiago, a quien respaldó para presidir la comisión y que el segundo a bordo sea el secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo.

“Por lo demás, respaldo ampliamente también lo que dijo el consejero Javier Santiago: una cosa es venir a trabajar y otra cosa es venirse a sentar. No sé qué será más metalegal, si eso de venir a sentarse sin aportar mucho, o venir a decir cosas para que la prensa las reproduzca”, señaló, y otra vez resonó el “tssssss” en el salón de sesiones.

La conformación de la comisión fue aprobada por 10 votos a favor y un voto en contra, el de Ruiz Saldaña.