PGJEM difunde retratos hablados de homicidas de candidato del PRD en Chalco

Despiden al candidato del PRD asesinado en Chalco.
Foto: Benjamin Flores

TOLUCA, Edomex. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) difundió los retratos hablados de los dos presuntos homicidas de Miguel Ángel Luna Murguía, candidato del PRD a diputado federal por el distrito 32 en el municipio de Valle de Chalco, asesinado el pasado martes.

Las imágenes se elaboraron con base en las declaraciones de ocho testigos, entre ellos un colaborador del aspirante del PRD que resultó lesionado durante la agresión.

Según las primeras investigaciones de la Procuraduría, ese día alrededor de las 14:20 horas los dos sujetos de entre 20 y 30 años de edad entraron a la casa de campaña del candidato ubicada en la colonia Xico, en Valle de Chalco. Ambos iban armados. Vestían pantalón de mezclilla y camiseta; uno usaba gorra deportiva.

En la ejecución se accionaron dos armas de diferente calibre, una de ellas, de 9 milímetros, cuyos casquillos percutidos se encontraron en la escena del crimen.

De acuerdo con la dependencia, existen dos líneas de investigación sobre la ejecución: una posible venganza por compra-venta e intercambio de terrenos y asuntos personales y sentimentales del candidato perredista.

La PGJEM no ha informado si los presuntos homicidas son buscados sólo en territorio mexiquense o si solicitó la colaboración de sus homólogas para detenerlos.

A Almoloya, detenidos por caso Lerma

La dependencia informó también que José Israel Bravo Méndez y Gerardo Chávez Higareda, detenidos por el asesinato de tres hombres el pasado viernes en Plazas Outlet Lerma, fueron vinculados a proceso y remitidos al penal de Almoloya de Juárez, donde presentarán cargos como presuntos responsables del delito de homicidio.

La autoridad acreditó su probable responsabilidad en la ejecución del pasado 29 de mayo al interior del centro comercial.

Por ello, fueron vinculados a proceso por la autoridad judicial con sede en Almoloya de Juárez, donde un juez inició un proceso legal en su contra y fijó un plazo de cuatro meses para el cierre de investigación.

La ejecución ocurrió después que las víctimas salieron del restaurante Vips ubicado al interior de Plazas Outlet. Las tres armas decomisadas luego del crimen traían silenciadores para evitar llamar la atención de los asistentes.

Tras su detención, los individuos aseguraron que actuaron por “encargo” de presuntos integrantes del cártel de Los Zetas.

Por ahora, Bravo Méndez y Chávez Higareda fueron presentados ante el agente del Ministerio Público, quien inició la carpeta de investigación correspondiente y, tras reunir los elementos de prueba en su contra, los puso a disposición de la autoridad judicial en el Centro Preventivo y de Readaptación Social de Santiaguito.