Exigen trabajadores del INE bono extraordinario por aumento de tareas

La sede del Instituto Nacional Electoral.
Foto: Benjamin Flores

MÉXICO, D.F. (apro).- Un grupo de trabajadores del Instituto Nacional Electoral (INE) se plantó por tiempo indefinido afuera de la sede de ese órgano para exigir un bono extraordinario por las tareas realizadas en la Junta Distrital 08 de la capital mexicana.

De acuerdo con los capacitadores, asistentes y supervisores electorales, quienes realizaron su trabajo en los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLEs), sus actividades se incrementaron por la reforma electoral de 2014, pero no su salario.

“Esa carga adicional de trabajo no se vio reflejada en un aumento salarial acorde a las demandas del proceso electoral en curso”, señalaron Patricia Valdivieso y Juan Carlos Martínez, en representación de sus compañeros.

Detallaron que si se toma como referencia el proceso electoral 2011-2012, el salario líquido quincenal de un Capacitador Asistente Electoral (CAE) en ese entonces era de 3 mil 500 pesos, y el actual asciende a 3 mil 658 pesos, es decir que la diferencia salarial en el actual proceso arroja un aumento de apenas 157 pesos.

En una carta dirigida al consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, recriminan que dicho incremento es exiguo porque no cubre la pérdida del poder adquisitivo de los salarios ni el aumento del costo de vida de la población, además de que realizaron tareas para la organización del proceso electoral que no les correspondían.

Precisan que la cantidad de funcionarios para la integración de la mesa única de casillas aumentó, por lo que debieron visitar, notificar y capacitar a un mayor número de ciudadanos. La capacitación fue más compleja en el ámbito local, sostienen

En el proceso actual, sostienen, visitaron a varios funcionarios de casilla en diversas ocasiones para entregarles el material electoral que no llegó a tiempo.

Aunado a lo anterior, señalan que la creciente apatía y la pérdida de confianza de la población en el árbitro electoral provocaron una creciente apertura de listas nominales en las dos etapas del proceso, lo que redundó en doble trabajo.

Asimismo, los simulacros de reportes para conteo rápido de la elección local se realizaron entre dos y tres ocasiones, y una parte de la capacitación se llevó a cabo en sedes distritales de OPL.

“Debido a la inadecuada coordinación entre el INE y el OPL, los Supervisores Electorales (SE) erogamos recursos adicionales para la entrega y distribución del material electoral de la elección local entre los CAE a nuestro cargo”, dice la misiva.

Resalta que en el caso de los SE, el gasto de telefonía celular se incrementó de manera considerable, al no contar con el apoyo de la Junta Distrital, sobre todo en la primera etapa de la capacitación, para labores de coordinación y ejecución de las tares de los CAE.

Entre otros puntos, indica que la revisión de la paquetería de la elección local fue hecha por los CAE en las sedes distritales de las OPL, “lo que generó, en muchos casos, cambios de última hora en la planeación en materia de capacitación”, y critica que el INE incrementara su salario en poco menos de 160 pesos.