Diputados del PRD exigen renuncia de Rosario Robles

Perredistas protestan contra Robles en San Lázaro.
Foto: Miguel Dimayuga

MÉXICO, D.F. (apro).- Los elementos que supuestamente comprueban el desvío de recursos por 500 millones de pesos de programas sociales por parte de la Sedesol en Veracruz, son “una muestra de perversidad” y una “producción digna de telenovela” que responden a “intereses mezquinos con el ánimo de desacreditar programas de la Sedesol”, afirmó hoy el titular de la delegación federal en la entidad, Marcelo Montiel Montiel.

Durante una conferencia de prensa que organizó en Xalapa, el exalcalde priista de Coatzacoalcos y exdiputado local entregó documentos “certificados por notario público” para desvirtuar las informaciones contenidas en los videos que presentó ayer el senador perredista Alejandro Encinas, provenientes de una organización llamada Funcionarios Honestos de Sedesol en Veracruz, y en los cuales supuestos servidores públicos con el rostro cubierto evidencian el desvío de programas sociales operado por Montiel.

A raíz de la acusación, diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD) llevaron hoy pancartas en San Lázaro en las que exigieron la renuncia de la titular de la Sedesol, Rosario Robles Berlanga.

Además de los videos, el senador recibió 623 archivos en una USB, de la que sacó copia y luego entregó a las oficinas de la Sedesol, de la Secretaría de la Función Pública, de la Auditoría Superior de la Federación, de la Fiscalía Especial para Delitos Electorales, Comisión Nacional de los Derechos Humanos y Procuraduría General de la República para que investigaran un posible delito por parte del delegado en Veracruz.

Montiel contestó a cada una de las acusaciones de los videos presentando “pruebas” de su inocencia.

En el primer video la organización denuncia que a través de un esquema de falsas solicitudes de admisión al Programa de Apoyo a Jornaleros Agrícolas (PAJA), el delegado desvió grandes cantidades de dinero y, a consecuencia “de los 8 millones de pesos con los que cuenta el PAJA, menos de 2 millones fueron entregados a los beneficiarios”.

¡Falso!, respondió Montiel, quien enarboló las erogaciones de la delegación a su cargo para el programa en 2014. Según éste, la Sedesol gastó un millón 730 mil 880 pesos como “apoyo alimentario” para los beneficiarios del programa y 7 millones 818 mil 904 de pesos en “apoyo para infraestructura”, sin detallar en qué proyectos los aplicó.

Sumados a un “taller de derechos humanos de jornaleros” –facturado en 139 mil pesos– y unos “talleres para jornaleros” –por 475 mil 919 pesos–, el presupuesto total de la Sedesol para el PAJA fue de 10 millones 164 mil pesos, y no 8 millones como lo planteó la organización, aseveró Montiel.

Para comprobarlo, proporcionó una correspondencia electrónica que sostuvieron el pasado 10 de octubre Sergio Omar Viveros Durantes, coordinador de Programas, y Abel Ramírez Figueroa, director de Padrones, en la cual el primero pregunta a su colega si “el banco” proporcionó a los jornaleros sus cuentas y clabes bancarias.

Pero el motivo de su inquietud no residía en que los beneficiarios recibieran su pago a tiempo:

“Disculpa la insistencia, pero la secretaria (Rosario Robles) va a estar por acá el próximo día martes de la semana entrante, y el próximo lunes 20 acompañando al presidente, y por instrucciones de mi delegado (y) a petición del coordinador de delegaciones y del subsecretario (de la Sedesol) Ernesto Nemer, debemos cuidar que no haya problemas durante los eventos y me pide mi delegado que cheque lo de jornaleros para que no se nos vayan aparecer para solicitar sus apoyos durante los dos eventos”.

Ante la acusación de que funcionarios de la institución sustrajeron 200 tarjetas bancarias Banamex de beneficiarios del PAJA, Montiel afirmó que la entrega del apoyo se realizó a través de giros nacionales Telecomm y no de tarjetas Banamex, mientras que en 2013 los apoyos fueron entregados a través de tarjetas Banorte.

Asimismo, Montiel desdeñó la versión de los supuestos funcionarios en la que aseguran que en un oficio del 28 de agosto de 2014, Sergio Omar Viveros Dorantes solicitó al subdelegado de Administración y Desarrollo Organizacional que emitiera cheques “omitiendo la leyenda ‘No negociable’”, lo cual resultó una estrategia para desviar dinero.

“¡Totalmente falso!”, respondió Montiel, al precisar que el director comercial de la empresa que recibió el cheque acudió el 19 de agosto a la sede de la Sedesol, “mencionando que por error involuntario recibieron tales documentos con la leyenda ‘No Negociable’, mismos que solicitó fueran sustituidos de manera idéntica pero sin la leyenda ‘No Negociable’, y así estaría en condiciones de recibir los citados cheques”.

La organización acusó a Montiel de robarles a los 627 “gestores voluntarios” –los contralores sociales de los programas de Sedesol— el 90% del dinero destinado a sus viáticos para que pudieran asistir a los cursos de capacitación.

El delegado aseveró otra vez que “la versión del video es totalmente falsa”, ya que “los 35 talleres fueron debidamente realizados y pagados a los proveedores correspondientes, como son hospedaje, alimentación, salón, equipo de cómputo, equipo de audio, equipo de video, servicio de coffee break, insumos de papelería, entre otros”.

En cuanto a la acusación de “obras fantasma” –a través de expedientes falsos, listas apócrifas de ciudadanos y empresarios– en el marco del Programa de Empleo Temporal (PET), Montiel Montiel entregó copias de facturas que, según él, demuestran que se realizaron las obras.

Ayer, el senador Encinas afirmó que “existe la presunción de un conflicto dentro de los grupos del PRI en Veracruz”, al estimar que la filtración de estos documentos proviene de un “fuego amigo” priista.