Atentado en Nigeria deja 21 muertos

Atentando en centro comercial de Nigeria deja al menos 20 muertos.
Foto: AP / Olamikan Gbemiga

MÉXICO, D.F. (apro).- A una hora de iniciarse el partido de Nigeria contra Argentina, una bomba estalló en el centro comercial Banex en Abuja, la capital de esa nación africana. El atentado, según las autoridades, mató a 21 personas e hirió a 17 más.

Ubicado en la colonia Wuse 2, un barrio muy transitado del centro de la capital, el centro comercial se asemeja a un mercado de tres pisos más que a un centro comercial de lujo tipo mall, cuyos edificios se encuentran resguardados por policías, asevera la AFP.

Por tercera vez en los últimos dos meses, la capital de Nigeria sufre atentados. El 14 de abril, un coche-bomba estalló en la central de camiones de Nyanya, matando a 75 personas. Otras 19 personas fallecieron en un atentado el 1 de mayo.

En todos estos casos, observa el corresponsal de Le Monde en Nigeria, los lugares donde se perpetraron los atentados eran de mucho tránsito, ocupados por comerciantes provenientes del grupo étnico Igbo, de obediencia cristiana.

El superintendente de la policía, Frank Mba, declaró que sus equipos iniciaron las investigaciones y que ya habían detenido a un individuo. Las autoridades sospechan del grupo sunita de Boko Haram de haber organizado el atentado.

El grupo se ha destacado entre otros por las masacres, los atentados y los secuestros de rehenes que llevó a cabo en el territorio nigeriano desde abril de 2009, cuando empezó su guerrilla contra el gobierno, con el objetivo de imponer la ley islámica en el país de 170 millones de habitantes.

En idioma haúsa, Boko Haram significa “la educación occidental es un pecado”. Tras una serie de ataques lanzados la semana pasada en el noroeste del país, el grupo asesinó a más de 30 personas y secuestró a 60 mujeres y niñas, así como 31 niños.

El 14 de abril, el grupo atrajo la atención mundial al secuestrar a 375 estudiantes de preparatoria en la ciudad de Chibok, en el estado de Borno. Boko Haram exigió la liberación de varios de sus compañeros encarcelados por el gobierno.

El 25 de mayo, el gobierno rechazó entablar negociaciones con los rebeldes. Cuatro días después el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, anunció un “operativo de gran escala” contra el grupo y declaró la “guerra total” al terrorismo.

Sin embargo, el mismo 25 de mayo las autoridades dispersaron con violencia a familiares que reclamaban el regreso de sus hijas desde la Explanada de la Unidad, en el centro de la capital, y prohibieron las nuevas reuniones.

Más de dos meses después del secuestro masivo, 219 niñas y adolescentes siguen desaparecidas. El grupo terrorista repartió a las rehenes en diferentes campamentos.

El gobierno teme que, al emprender una acción militar para liberar a las niñas, los integrantes de Boko Haram asesine a las demás.

Según reportes que publicó Amnistía Internacional en octubre de 2013, tanto el Ejército de Nigeria como la guerrilla de Boko Haram cometieron crímenes de guerra de manera repetida en los pasados cinco años.

En el último reporte publicado, AI estimó que el conflicto ha generado más de mil 500 muertes entre enero y marzo de 2014.

Brutal desigualdad

El 7 de abril, tras una revisión de las estadísticas y de los indicadores económicos, Nigeria se convirtió en el país más rico del continente africano y se elevó al lugar 26 de las naciones más ricas del planeta, con un Producto Interno Bruto (PIB) de 510 mil millones de dólares.

Su economía, estimulada por las grandes reservas petroleras, se diversificó en los últimos años, durante los cuales emergieron una industria y un sector de servicios, entre ellos el de las telecomunicaciones, muy dinámicos.

Sin embargo, en términos de PIB por habitante, el país desciende al lugar 126 en el mundo, debido a las fuertes desigualdades y la pésima repartición de las riquezas.

Según Associated Press, la insurrección armada de Boko Haram nació, entre otros objetivos, para combatir la corrupción que impide a la mayoría de los nigerianos acceder a los beneficios de la riqueza petrolera.