Expediente Nicaragua: dilaciones en el juicio

Raquel Alatorre. Oscuro liderazgo
Foto: AP

MANAGUA.- Raquel Alatorrre sigue demostrando su liderazgo natural en el seno del grupo de 18 mexicanos detenidos en Nicaragua. Minutos después de concluir la audiencia preparatoria del juicio, que se celebró el viernes 9 en el juzgado noveno penal de Managua, la mujer de edad misteriosa, de baja estatura y cintura de avispa, se acercó a consolar y dar aliento a dos compañeros que sollozaban en silencio.

La escena se registró poco después de concluir la audiencia preparatoria, que empezó a la 13:45 horas y concluyó a las 15:30, al anunciar el juez Edgard Altamirano que el juicio oral y público contra los 18 mexicanos, acusados de tráfico internacional de estupefacientes, crimen organizado y lavado de dinero, no se celebraría de inmediato sino que se programaría para el próximo el 10 de diciembre.

De acuerdo con el Código Procesal Penal de Nicaragua, el juicio oral y público debería celebrarse cinco días después de la audiencia preparatoria; sin embargo, será cuatro semanas después. Según el vocero de la Corte Suprema de Justicia, Roberto Larios, ello se debe a un “asunto de agenda”, ya que en los próximos días y semanas el mismo juez Altamirano tendrá que atender otros juicios relacionados con narcotráfico. Por tanto, los 18 mexicanos tendrán que esperar.

“No tengo ni la más mínima idea del porqué se cambió la fecha”, dijo sorprendido el líder del equipo de abogados defensores, José Ramón Rojas Urroz; “el problema con los demás defensores es que choca con otros juicios”, añadió.

–¿Son o no son empleados de Televisa? –se le preguntó a Rojas Urroz.

–Esa pregunta no la puedo responder porque no me compete. Le compete a las autoridades (…) Si ingresaron o no (al país como miembros de Televisa), eso no lo sé; son los testigos que vendrán a declarar los que van a determinarlo. Ustedes ven que las camionetas ingresaron, tienen logo, esas son circunstancias que no se pueden negar porque salieron las fotografías (…)

“Desde la perspectiva legal ellos están siendo acusados en nuestro país por tres tipos de delitos: crimen organizado, lavado de dinero y transporte internacional de drogas. En ninguno de ellos está la falsificación de signos, logotipos o signos distintivos; tampoco uso indebido de nombres. Sobre los hechos que se acusa, no es de interés jurídico ni legal si son trabajadores de esa institución (Televisa).”

El grupo de 18 mexicanos entró a la sala alrededor de las 13:30 del viernes 9. Todos se veían recién bañados y vestían ropa limpia: camisetas de diferentes colores y pantalones de mezclilla. Unos lucían tranquilos, otros nerviosos; incluso un par de ellos se comían las uñas, con señales de angustia.

Raquel Alatorre llegó con un atuendo más llamativo: camisola color naranja chillante y pantalón azul oscuro. Igual que siempre, la sentaron en la última fila del grupo, entre dos hombres, uno más joven y otro mayor. A ratos sonreía y a ratos su rostro se mostraba imperturbable, duro.

Ella, junto a Salvador Guardado Núñez, Juan Luis Torres Torres e Hiram César Pacheco, permanece en la cárcel de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, pese a que el juez Quinto de Distrito de Audiencia, Julio César Arias, determinó en la audiencia inicial que todos fueran trasladados al Sistema Penitenciario. El resto está reubicado en la llamada Cárcel Modelo de Tipitapa.

El abogado defensor de Alatorre, José Ramón Rojas Urroz, invocando los derechos humanos de la mexicana, solicitó que se le trasladara a la prisión de mujeres La Esperanza. Sin embargo, el juez Altamirano ignoró la solicitud. En el otro extremo del local judicial, la jefa de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), comisionada general Glenda Zavala, se esforzaba por no sonreír.

La audiencia preparatoria despertó el interés de los medios nicaragüenses y extranjeros. De acuerdo con el vocero del Poder Judicial, Roberto Larios, 53 periodistas nacionales y 23 extranjeros se acreditaron para darle cobertura. Incluso, un par de canales locales de televisión transmitieron en vivo el desarrollo parcial de la audiencia.

Entre los presentes, además de los periodistas, se encontraba el encargado de la Sección Consular de México, Germán Murguía, quien tomaba notas del desarrollo de la audiencia preparatoria y, al finalizar, se negó a brindar declaraciones con el argumento de que no estaba autorizado para hablar con la prensa, nacional o extranjera.

Lo más notorio de la audiencia fue el interés del equipo de abogados defensores por invalidar varias pruebas documentales y testimoniales que el Ministerio Público de Nicaragua incorporó en el texto acusatorio que presentó semanas atrás, durante la audiencia inicial.

Una de las pruebas más criticadas por la defensa, por considerarla “irrelevante” e “inútil”, fue la carta emitida por el embajador de México en Nicaragua, Rodrigo Labardini, con fecha del 23 de agosto de 2012 y titulada Comunicación NIC02513, mediante la cual anunció a las autoridades nicaragüenses que los 18 mexicanos detenidos no eran empleados del gigante Televisa.

Varios de los abogados defensores consideraron que esa comunicación no tiene validez alguna puesto que el diplomático no representa a la televisora mexicana. Propusieron en cambio que el funcionario fuera incorporado como testigo del Ministerio Público de Nicaragua. Las críticas y la sugerencia fueron rechazadas por el fiscal Giscar Moraga, posteriormente respaldado por el juez Altamirano, quien se pronunció por mantener vigente la prueba documental.

Asimismo, la defensa intentó eliminar el testimonio del agente policiaco señalado como “Oficial Número 1”, que intervendrá en el caso con identidad oculta. Su testimonio alude al momento en que los 18 mexicanos atravesaron la frontera nicaragüense de Las Manos, el 20 de agosto, a bordo de las seis camionetas que llevaban estampados los logotipos de Televisa. Fue él quien inició los interrogatorios preliminares, que dieron lugar a la posterior detención.

También, los abogados defensores intentaron inútilmente invalidar los testimonios de varios empleados del hotel Holiday Inn Managua que desde el año 2010 vieron en distintas ocasiones llegar y registrarse al grupo de mexicanos a su paso por Nicaragua. Sin embargo, el juez Altamirano rechazó esta solicitud y la anterior con el argumento de que será durante el desarrollo del juicio oral y público cuando se validarán todas las pruebas documentales, testimoniales o periciales.

A la audiencia preparatoria acudió una abogada del bufete Taboada & Asociados en representación de Televisa pero en calidad de observadora. Ella salió de prisa del juzgado, huyendo de las preguntas de los reporteros.

Antes y durante la audiencia preparatoria, el local de los juzgados de Managua, generalmente atiborrados de ciudadanos, litigantes y vendedores, permaneció bajo el control total de tropas especiales de la Policía Nacional, acompañadas incluso de perros entrenados que recorrían los pasillos y husmeaban en busca de explosivos o armas.